El Inti Raymi o fiesta del sol, se celebra cada 24 de Junio en la ciudad de Cusco; luego de dos años de vivir la pandemia sin realizarse algunos eventos presenciales, por fin este año se celebrará el Inti Raymi de manera presencial, junto a las autoridades ediles de la región de Cusco, turistas nacionales y extranjeros. 

Esta festividad fue la actividad sacrificial más importante del Tahuantinsuyo, dirigida por los mismos Incas, por lo que el poder de los cuatro suyos provenía de un vasto imperio. La celebración tenía como objetivo rendir homenaje y admiración al dios sol, y fortalecer la lealtad de muchas de las naciones del imperio a los Incas. 

Incluso los sacrificios realizados por los propios incas permitían a los sacerdotes predecir la prosperidad y la felicidad para el año venidero según el calendario gregoriano.

La fiesta del sol se da en estos tres escenarios:

Primero comienza saludando al sol en el antiguo templo de Qorikancha, hoy “Monasterio de Santo Domingo”.

Como segundo escenario el Inca y el actual alcalde del Cusco se encuentran en el Huacaypata o Plaza Mayor del Cusco. 

Finalmente, la ceremonia central se realiza en la Explanada de Saqsayhuaman, en el que se suele congregar a más de 100.000 personas, entre turistas y lugareños.

Fiesta del Inti Raymi en Cusco
Fiesta del Inti Raymi en Cusco

Inti Raymi en tiempo de los incas

Según la historia en un inició, la fiesta comenzó el 21 de junio cuando el sol se puso en el Trópico de Cáncer y comenzó el invierno en el hemisferio sur, la noche más larga del año donde los Andes y las viejas historias se repiten, pero han pasado 24 años y fue elegido para celebrar una festividad que coincide con el Día del Agricultor.

Cuenta Garcilaso de la Vega que reinando Yahuar Huacca, el Inti Raymi era ya la principal festividad del estado cuzqueño, teniendo lugar una sola vez al año. Bajo el imperio de Pachacútec, transformador del mundo andino, el Inti Raymi fue reorganizado, se dice que este Inka estableció cuatro grandes fiestas anuales: el Cápac Raymi, el Situay, el Aymoray y el Inti Raymi.

En la versión original, la fiesta duraba nueve días, y los cusqueños preparaban una estricta dieta a base de maíz y hierbas con tres días de anticipación, según las Crónicas del Inca Garcilaso de la Vega. 

El evento que dio inicio al nuevo año se realizó en la actual Plaza de Armas (antes de Huacaypata) y trajo a las momias de nobles ancestrales para que también asistan a la fiesta del domingo, se realizaban ofrendas y bailes para adorar al dios sol. Esta tradición cultural religiosa se remonta al siglo VII, se dice que este ritual fue establecido por Pachacútec alrededor de la década de 1430.

Explicando las motivaciones del Inti Raymi, Garcilaso dejó escrito: “Hacían está fiesta al Sol en reconocimiento de tenerle y adorarle por sumo, solo y universal dios, que con su luz y virtud criaba y sustentaba todas las cosas de la Tierra.

Y en reconocimiento de que era padre natural del primer Inka Manco Cápac y de la Coya Mama Ocllo Huaco y de sus hijos y descendientes, enviados a la tierra para el beneficio universal de las gentes. Por estas causas, como ellos dicen, era solemnísima esta fiesta”.

Inti Raymi en tiempo de los incas
Inti Raymi en el tiempo de los incas

 

Cada año se realizan festivales con representaciones teatrales y trajes en sus diferentes escenarios para conmemorar esta época:

La Coya en el Inti Raymi
La Coya en el Inti Raymi

 

 

Fiesta del Inti Raymi
Fiesta del Inti Raymi